¿Cómo secar las hierbas aromáticas?

, ,


Orégano, romero, laurel, tomillo, mejorana, eneldo… Si te gusta pasar tiempo en la cocina para cocinar buenos platos, probablemente siempre tendrás a mano algunas de estas hierbas aromáticas.

Aunque lo ideal es usarlas después de haberlas recogido, el uso de hierbas secas tiene varias ventajas. Además de facilitar el tener algunas a mano sin tener que recogerlas siempre, el sabor de las hierbas aromáticas secas es aún más concentrado que cuando están frescas.

Y en cuanto a sus propiedades y fragancias no te preocupes: se conservarán bien.

Pero, ¿cómo secar las hierbas aromáticas? En este artículo podrás ver el procedimiento a seguir en detalle con 4 métodos para secar tus plantas. ¡Vamos a verlo!

Recomendaciones para recolectar las hierbas aromáticas

Antes de secar sus hierbas aromáticas, obviamente tendrás que recogerlas. Si deseas recogerlas en tu jardín o en el campo, aquí tiene algunos consejos que te ayudarán a sacar el máximo provecho de tu cosecha.

En primer lugar, generalmente se recomienda recoger las plantas justo antes de que florezcan. Esto te permitirá garantizar un sabor óptimo, ya que cuando florecen suelen perder parte de su sabor.

También es aconsejable cosecharlas a primera hora de la mañana cuando aún estás frescas, después de que las gotas de rocío se hayan evaporado pero antes de que el sol esté demasiado alto en el cielo.

Cuando recojas, corta las ramas en lugar de arrancarlas de raíz, y recuerda ponerlas en una canasta o bolsa de lona. Evita las bolsas de plástico, ya que podrían dañarlas incluso antes de que regreses a casa.

Finalmente, ten cuidado de escoger sólo las plantas que conoces. No querrás arriesgarte a utilizar plantas que desconoces en el plato de comida de tu familia.

Prepara las hierbas para el secado

En primer lugar, es preferible secar las plantas directamente después de recogerlas para evitar que se marchiten.

Después, comienza por lavar suavemente las plantas de orégano o tomillo para eliminar el polvo, la tierra o los insectos. Evita ponerlas directamente bajo el agua, ya que no deben llenarse de agua.

En su lugar es mejor frotar las plantas ligeramente con un paño húmedo. Si todavía sientes la necesidad de ponerlas bajo el agua, asegúrate de secarlas bien después con papel. Tus hierbas no deben estar mojadas cuando empiecen a secarse, de lo contrario pueden enmohecerse.

Antes de secar las hierbas aromáticas, corta también las hojas secas o marchitas para mantener sólo las que están sanas. ¡Ahora está todo listo para secarlas!

Opción 1: Secado al aire libre

El secado al aire libre es, por supuesto, la técnica más natural y tradicional. También es la mejor para las plantas, ya que tiene la ventaja de preservar al máximo su fragancia y propiedades.

Para ello, primero hay que asegurarse de que se secan en un lugar adecuado.

Encontrar el lugar adecuado

El lugar donde se secarán las plantas es muy importante porque influirá en el resultado final.

Necesitarás encontrar un lugar seco pero no a plena luz del sol, porque esto podría reducir su aroma. Además, debe estar adecuadamente ventilado.

Lo ideal es secarlas al aire libre en una zona sombreada. Pero también se pueden secar en interiores, siempre y cuando se cumplan todas las condiciones anteriores. En este caso, también debes tener cuidado de no elegir un lugar que esté demasiado polvoriento.

Una vez que hayas encontrado la ubicación ideal tendrás que elegir uno de los dos métodos de secado al aire libre.

– Método 1: Secado plano

Simplemente extiende un paño de cocina sobre una superficie plana y coloca las hierbas aromáticas sobre ella.

Asegúrate de que están lo suficientemente separadas y dales la vuelta regularmente. Esto evitará que la humedad se estanque en el lado de las plantas que está en contacto con la tela.

– Método 2: Secado del ramo

Generalmente es la opción más utilizada y recomendada.

Para ello, primero tendrás que separar tus hierbas aromáticas en ramos de 5 a 10 ramas. Átalas firmemente con alambre o cinta elástica. Ten en cuenta que la unión debe estar lo suficientemente apretada para que no se caigan ramas del ramo.

A continuación, cuelga un hilo de diez centímetros en cada ramo. Se utilizará para colgarlos. Estira otro hilo horizontalmente en el área donde las vas a secar, y cuelga los ramos al revés.

Colgándolos a unos 10 centímetros del hilo estirado, los ramos pueden flotar ligeramente al viento, evitando así la formación de moho. También recuerda espaciar cada ramo a unos diez centímetros de distancia para que no se toquen entre sí.

A medida que las ramas se secan se vuelven menos voluminosas y es posible que necesites apretar los lazos del ramo.

Cosecha tus plantas secas

El secado debe durar de una a dos semanas, cuando las hojas se vuelven ligeramente quebradizas hasta que se desmenuzan ligeramente al tacto.

Opción 2: Secado al horno o al microondas

Aunque esta opción es mucho más rápida, generalmente no se recomienda porque destruye todas las propiedades de las hierbas aromáticas y sus cualidades nutricionales. Además, su sabor se reducirá.

Pero si no tienes otra opción, aquí puedes ver el proceso para secar el romero o el laurel.

– Método 1: En el horno

Coloca papel vegetal en una fuente para horno. Coloca las hierbas en la bandeja y métela en el horno al nivel más bajo de tu horno.

Debes calentarlas a baja temperatura, entre 30°C y 40°C, y dejar la puerta del horno abierta durante la cocción. Después de 10 minutos las hojas deben estar crujientes y crujientes. Luego apaga el horno y deje que se enfríen.

– Método 2: Microondas

Comienza colocando tus hierbas entre dos servilletas de papel y mételas en el microondas. Caliéntalas durante un minuto a unos 600W y luego abre el microondas para ver el estado de tus plantas. Si ya están crujientes, puedes parar ahí. Si no es así, vda la vuelta a las servilletas de papel y vuelva a dejarlas en el microondas durante un minuto.

Manten tus plantas secas

¡Ya tienes tus hierbas aromáticas secas! Para almacenarlas correctamente, colócalos en frascos de vidrio o en cualquier caja hermética. Después coloca los recipientes en un lugar seco y lejos de la luz. De esta manera, puedes utilizarlas durante todo el año.

Anterior

Cómo congelar calabacines

Los 8 beneficios de la papaya

Siguiente

Deja un comentario