7 Beneficios de las semillas de apio

, , ,


Las semillas de apio tienen beneficios que la mayoría de la gente no conoce y lo mejor es que es una sustancia bastante sencilla de añadir a tu dieta diaria. Entre sus beneficios para la salud se incluyen fuertes propiedades diuréticas, prevención y tratamiento de enfermedades cardiovasculares entre otras.

Estas semillas son muy utilizadas como especias, ya sean molidas o directamente enteras. Se trata de un gran potenciador de sabor.

¿Qué son las semillas de apio?

Las semillas de apio son las semillas de la planta de apio y pertenecen a la misma familia de conocidas plantas como el perejil, las zanahorias y el cilantro. Las semillas son pequeñas y de color marrón, con un sabor fuertemente concentrado de apio.

Como especia, las semillas de apio se encuentran con más frecuencia en las recetas de sopas y panes, y es un ingrediente común en las salmueras en escabeche y en los aderezos para ensaladas.

El apio fue una de las primeras plantas cultivadas en la región mediterránea. Por consiguiente, durante siglos, la semilla de apio ha sido un ingrediente fundamental de la medicina popular en esas regiones. En la medicina ayurvédica india, se utiliza para la digestión y como desintoxicante.

Hoy en día, está disponible como extracto, especia o en forma de tabletas en la mayoría de las tiendas de alimentos saludables, y se utiliza para tratar una variedad de dolencias.

Valor nutricional de las semillas de apio

Una porción de una cucharadita de semilla de apio contiene 8 calorías y medio gramo de grasa. También contiene 35 mg de calcio y cantidades moderadas de hierro, zinc, magnesio, manganeso y fósforo.

7 Beneficios de las semillas de apio

Está disponible como una especia de hierbas, molida o entera, y como un extracto o aceite. Algunos de sus beneficios son los siguientes.

1. Propiedades diuréticas

Las semillas de apio tienen fuertes propiedades diuréticas. Eliminan las toxinas, así como el exceso de ácido úrico. Debido a esto, las semillas de apio se recomiendan comúnmente para las personas que sufren de gota, una condición causada por una acumulación de ácido úrico.

Las semillas de apio también se recomiendan para cualquier persona que sufra de cálculos renales o retención de agua.

2. Apoyo cardiovascular

Las semillas de apio reducen la presión arterial en personas con presión arterial de moderada a alta. Esto se debe en parte a los ftalatos de las semillas de apio, que disminuyen el nivel de hormonas del estrés en su cuerpo.

Además, las semillas de apio tienen un alto contenido de potasio, lo que ayuda a dilatar los vasos sanguíneos. Ambas cosas juntas estimulan a la sangre a bombear libremente y alivian la tensión en las paredes de los vasos sanguíneos.

3. Audan a dormir

Las semillas de apio son también una buena fuente natural de magnesio. Los niveles bajos de magnesio pueden causar irritabilidad, problemas con la regulación del estado de ánimo y malos ciclos de sueño. La ingesta de magnesio puede aumentar la profundidad y la tranquilidad de su sueño.

4. Prevención de las migrañas

Las semillas de apio también contienen cumarinas, que aumentan el rendimiento de los glóbulos blancos. Esas mismas cumarinas también pueden ayudar a aliviar los síntomas de la migraña. Una cucharada de semillas de apio también contiene el 25% de la cantidad diaria recomendada de manganeso. El manganeso es un cofactor esencial para muchas enzimas diferentes involucradas en la producción natural de antioxidantes de su cuerpo.

5. Propiedades antiinflamatorias

Las semillas de apio contienen compuestos antiinflamatorios que pueden ayudar a aliviar la hinchazón y el dolor de las articulaciones artríticas.

6. Ayuda al hígado

Las semillas de apio contienen compuestos que pueden ayudar a regular el metabolismo de los lípidos y reducir el riesgo de hígado graso, reduciendo así los niveles de enzimas hepáticas.

7. Repelente de insectos

Unas pocas gotas de aceite de semilla de apio mezcladas con loción corporal es un repelente natural de mosquitos y puede ayudar a mejorar la salud de la piel al mismo tiempo.

Efectos secundarios de las semillas de apio

Las semillas de apio no se recomiendan para las mujeres que están embarazadas, que intentan quedarse embarazadas o que están amamantando debido a sus propiedades como el emenagogo. Tampoco se recomienda para nadie que ya esté tomando medicamentos para la presión arterial o anticoagulantes. Cualquier persona con alergias al polen de abedul debe evitar las semillas de apio. No se recomienda para niños menores de tres años de edad.

Si tu caso se corresponde con alguna de estas situaciones lo mejor es que consultes con tu médico de cabecera para confirmas que debes evitar estas semillas.

Alternativas a las semillas de apio

Si no dispones de semillas de apio aquí tienes algunas alternativas para poder preparar tus platos sin grandes cambios.

  • Hojas y tallos de apio

Tanto las hojas como el propio tallo del apio tienen un sabor similar al de las semillas. No será un sabor tan concentrado, por lo que deberás usar una mayor cantidad.

Para ocultar su presencia deberás cortarlo en trozos muy finos, ya que su mayor tamaño y su textura fibrosa hace que sean más difíciles de camuflar en el plato.

  • Sal de apio

Lo bueno de la sal de apio es que su composición se forma de sal y semillas molidas de apio. Por lo tanto estarás utilizando las propias semillas de apio, pero también sal.

Es importante tener esto presente ya que supone un gran sustituto para las semillas de apio, pero tendrás que limitar el uso de sal que le añades.

  • Semillas de eneldo

Son otro tipo de semillas cuyo sabor es similar al del apio. Son una fantástica alternativa cuando vayas a comprar semillas de apio al supermercado y no tengan. Si encuentras semillas de eneldo podrás salir del paso.


Imagen de portada: fuente

Anterior

Los 4 mejores sustitutos de la sal

4 Beneficios del hinojo para la salud

Siguiente

Deja un comentario