Los 12 mejores sustitutos de la maicena

,


La maicena, a veces llamada harina de maíz, se produce moliendo el endospermo de maíz, creando un polvo con una consistencia similar a la de la harina. Es un ingrediente muy común que se encuentra en casi todos los supermercados y tiendas online.

Contiene hidratos de carbono y es libre de gluten, por lo que las personas que rehúyen el gluten pueden utilizarlo libremente en sus platos. Es un producto único para la cocina, pero existen alternativas en caso de que nos quedemos sin ella.

¿Cómo funciona la maicena?

Cuando se utiliza como espesante, sólo hay que mezclarlo con agua a temperatura ambiente para formar un gel. Luego, una vez expuesto al calor, comienza a espesar la mezcla, cumpliendo su propósito.

Esto se conoce como un proceso llamado gelatinización. En comparación con la harina común, es dos veces más potente cuando se trata de espesar.

El almidón de maíz también tiene un beneficio adicional: es antiaglomerante. Tiene la capacidad de absorber la humedad a su alrededor, evitando que alimentos como el queso o el azúcar se vuelvan demasiado viscosos.

¿Por qué usar maicena?

Como está hecho de endospermo de maíz tiene todos los beneficios que el maíz ofrece. El consumo de almidón de maíz en los platos le da un impulso necesario en calorías y energía.

También puede ayudar a los pacientes con hipoglucemia, ya que puede ayudar a controlar los niveles de azúcar en el cuerpo. Por último, también contiene algunos minerales esenciales, como fósforo, magnesio, calcio, hierro, zinc y potasio.

Sustitutos de la maicena

Toma nota de estas 12 alternativas a la maicena para salir del paso cuando te quedes sin ella.

1. Harina común

Como su nombre indica, la harina multiuso (también conocida como harina blanca) es muy útil para todo tipo de productos horneados e incluso para recetas no horneadas.

Te encontrarás este ingrediente en casi todas las cocinas. Es lo que los panaderos principiantes suelen utilizar al principio si aún no están familiarizados con los diferentes tipos de harinas.

Tiene un contenido de proteínas de entre el 10% y el 11%, la cantidad justa para hacer pasteles con una textura equilibrada. La mayoría de las veces este es el tipo de harina que la gente ya tiene en sus casas.

Una cucharada de almidón de maíz vale más que dos cucharadas de harina.

Sólo debes asegurarte de mantener el caldo hirviendo a fuego lento durante cuatro o cinco minutos para deshacerse del sabor de la harina. Recuerda también que, a diferencia de lo que sucede cuando se usa maicena, tu producto terminado no tendrá un acabado brillante.

2. Almidón de Tapioca

El almidón de tapioca, o harina de tapioca, se deriva de las raíces de la yuca, lo que la hace rica en carbohidratos. También es una de las formas más puras de almidón que se pueden encontrar.

Aunque es muy baja en otros micronutrientes y macronutrientes, todavía tiene otros beneficios, lo que la hace muy saludable.

El uso de cuatro cucharaditas de almidón de tapioca de cocción rápida o dos cucharadas de almidón de tapioca granulado equivale a una cucharada de almidón de maíz.

A diferencia de la harina blanca, el almidón de tapioca puede proporcionar un acabado brillante al producto terminado. Es el mejor ingrediente para usar si tu receta requiere que el plato esté frío.

La tapioca en sí misma tiene muchos beneficios. En primer lugar, es sin gluten, sin nueces y sin granos. Segundo, es bajo en calorías, grasas y azúcar. Por último, es inodoro e insípido, a diferencia de la harina común.

3. Harina de arroz

La harina de arroz se elabora a partir de granos de arroz blanco o integral finamente molidos. Tiene una textura gruesa, a diferencia de otras harinas que suelen ser más finas y polvorientas. Tiene un sabor neutro, similar al de la harina común.

Además de su uso como harina, el arroz es también un alimento básico en algunas partes de Asia debido a su capacidad de llenarse fácilmente y a los beneficios para la salud que proporciona. La cantidad de carbohidratos que contiene lo convierte en una buena fuente de energía para el día.

Las propiedades espesantes de la harina de arroz son casi las mismas que las de la harina blanca, por lo que debes utilizar una proporción de dos partes de harina de arroz por cada parte de almidón de maíz necesaria en la receta.

Se puede mezclar con agua a cualquier temperatura para crear una pasta y se puede utilizar para espesar líquidos claros debido a su atributo incoloro.

4. Harina de trigo

Otro sustituto de la maicena es la harina de trigo integral. Debido a su composición, añade beneficios para la salud que la harina común no tiene, similares a los que ofrecen la mayoría de los cereales de trigo integral.

Como su nombre indica, este tipo de harina se elabora con granos de trigo integral, reteniendo los nutrientes presentes en el salvado, el endospermo y el germen.

Para utilizar la harina de trigo como espesante primero hay que combinarla con agua fría para que forme una pasta. Puedes utilizar la misma proporción de harina de trigo que cuando usas harina blanca, así que reemplaza una parte de almidón de maíz con dos partes de harina de trigo.

Ten en cuenta, sin embargo, que la harina de trigo no está libre de gluten, así que asegúrate de evitar su uso si otras personas que van a comer están tratando de evitar el gluten.

5. Arrurruz (arrowroot)

La arrurruz es una sustancia blanca, en polvo, extraída de plantas del mismo nombre, que normalmente se encuentran en partes de la India Occidental.

Normalmente se utilizaba para curar heridas que provenían de disparos de flechas, dándole así el nombre. Se obtiene moliendo las raíces secas de dicha planta en un polvo fino.

También es libre de gluten y contiene una alta cantidad de fibra, más de lo que contiene la maicena. Cuando se mezcla con agua, puede convertirse en un gel transparente, lo que lo convierte en un buen sustituto de la maicena cuando se necesita para espesar líquidos.

Cuando se usa como reemplazo, una parte de maicena equivale a dos partes de arrurruz. Al igual que la maicena, produce un acabado liso y brillante para tus salsas y sopas, e incluso puede soportar las bajas temperaturas de un refrigerador.

Es ideal para ser utilizado en platos y recetas utilizando el huevo como base ya que se espesa muy rápidamente.

6. Fécula de patata

Como su nombre indica, la fécula de patata se obtiene extrayendo el contenido natural de fécula de la patata.

Sin embargo, para producirlo en grandes cantidades, se utilizan muchos productos químicos, por lo que cuando se compra en tiendas hay que tener en cuenta que no es cien por cien orgánico en su naturaleza, aunque su origen implique lo contrario.

Tiene un sabor neutro o suave, por lo que no debe afectar al resultado de tu receta. También es libre de gluten. Algunos de sus beneficios para la salud son que es alto en carbohidratos y bajo en grasa.

A diferencia de la harina, la fécula de patata puede sustituir a la maicena en una proporción de uno a uno. Por cada cucharada de almidón de maíz puedes usar una cantidad igual de fécula de patata.

Algunas recetas piden que se agregue fécula de patata, ya que puede absorber fácilmente el agua y tiene un tiempo de espesamiento más rápido que la harina normal. Sin embargo, al utilizarlo, no debes calentar el plato durante demasiado tiempo, ya que puede romper el almidón, haciendo inútil su poder espesante.

7. Harina de almendra

La harina de almendra se elabora a partir del aceite extraído de las almendras molidas. Contiene bajos carbohidratos y minerales como magnesio, calcio y zinc, así como vitamina E y proteínas.

Presume de una característica húmeda y deliciosa y tiene otros beneficios añadidos en términos de sabor y facilidad de uso. Además, tiene un bajo contenido de azúcar y ayuda en la pérdida de peso. Por último, aumenta los niveles de energía. Esto será útil para aquellas personas que tienen un estilo de vida muy activo.

Además de todos estos beneficios, la harina de almendras es también un buen sustituto de la maicena. Puedes reemplazar una parte de almidón de maíz con una parte igual de harina de almendras.

Uno de sus atributos naturales es su distintivo sabor a almendra, el cual puede contribuir a tus platos una vez que la usas. Es el reemplazo ideal para recetas que deben tener un sabor agridulce y pueden realzar el sabor de los postres como galletas, panecillos, pasteles y bollos.

8. Glucomanano

El glucomanano es una sustancia en polvo derivada de las raíces de la planta llamada konjac, que normalmente se encuentra en Asia y se utiliza tanto como ingrediente como sustancia medicinal.

Tiene cero calorías y carbohidratos, ya que es conocido como una «fibra pura», lo que lo convierte en un sustituto ideal para hacer que tu receta sea buena para las personas que siguen una dieta estricta.

Cuando reemplaces la maicena por glucomanano, ten en cuenta que es un espesante más potente, por lo que la cantidad de reemplazo debe ser menor que la cantidad de maicena que requiere la receta.

Por ejemplo, si necesitas dos cucharaditas de maicena, la cantidad equivalente de glucomanano sólo debe ser un cuarto de cucharadita. Asegúrate también de mezclarlo con agua fría antes de cocinar, ya que tiende a aglomerarse cuando se expone al calor.

Al igual que la maicena, le da un acabado brillante al producto terminado y tampoco afectará el sabor de tus alimentos.

9. Semillas de lino molidas

Las semillas de lino son uno de los llamados «superalimentos». Como su nombre indica, son las semillas de la planta de lino molidas para formar un polvo.

El consumo de semillas de linaza le da a uno un impulso en vitaminas y minerales, y son una buena fuente de fibra y ácidos grasos omega-3. Los vegetarianos y los veganos también pueden consumir semillas de lino para obtener proteínas y grasas.

Para usar la linaza como sustituto, todo lo que tienes que hacer es mezclar una cucharada de semillas molidas con cuatro cucharadas de agua, haciendo una mezcla que equivale aproximadamente a dos cucharadas de almidón de maíz.

Sin embargo, la linaza tiene una consistencia arenosa, a diferencia de la suavidad de la maicena, así que toma nota de esto cuando la uses para tus platos.

10. Goma Xantana

La goma xantana es una sustancia derivada de la exposición del azúcar a una bacteria llamada Xanthomonas campestris para fermentarla. El gel producido como resultado se seca y se tritura en un polvo fino, lo que lo convierte en uno de los espesantes más eficaces.

Debes tener cuidado de no usar demasiada, ya que puede afectar el sistema digestivo de algunas personas.

Para reemplazar la maicena con goma xantana simplemente toma una pequeña cantidad y agrégala a la mezcla lentamente. Es un espesante muy poderoso. Asegúrate de combinar la cantidad necesaria de almidón de maíz con la misma cantidad de goma xantana.

11. Goma Guar

La goma guar está hecha de legumbres llamadas frijoles guar y es una goma vegetal como el xantano. Se elabora a partir del endospermo de los granos, que se muelen finamente para producir un polvo.

Es conocida por su bajo contenido calórico y su alto contenido en fibra, lo que lo convierte en un sustituto más nutritivo que el almidón de maíz y en un excelente espesante.

Comparada con la goma xantana, es mucho más asequible, pero tiene el mismo poder espesante. Puedes usar la misma cantidad de goma guar para reemplazar la cantidad necesaria de maicena en la receta.

Sólo recuerda hacer lo mismo que para la goma xantana: comienza con pequeñas cantidades, luego agrega lentamente más para obtener el nivel de grosor deseado. No pongas demasiado de una vez para que la mezcla no se vuelva viscosa.

12. Puré de papas instantáneo

Aunque parezca mentira, el puré de patatas instantáneo se puede utilizar para espesar las sopas o las salsas cuando resultan muy líquidas. Lo recomendable es procesar el puré de patatas primero para evitar que se aglutine en la mezcla.

Sustituye una cucharada de puré de patatas instantáneo por una cucharada de almidón de maíz. Añade más si tu receta lo necesita.

Otras técnicas

Si necesitas espesar tus recetas pero no quieres usar sustitutos puedes usar las siguientes técnicas.

Cocinar a fuego lento tu plato puede ayudar a hacerlo más espeso. Para hacer esto, trata de usar una cantidad baja de calor, luego cocina los alimentos durante un largo período de tiempo. Esto resultará en la evaporación de los líquidos, aumentando la viscosidad o el grosor de la salsa o sopa.

Otra técnica útil es el uso de verduras. Si tienes restos de verduras en el refrigerador trata de mezclarlas en una salsa a base de tomate. Esto lo hará más espeso y nutritivo.

Por último, puedes utilizar crema agria o yogur griego. Estos tienen un espesor natural en ellos. Además, también realzan el sabor de los alimentos añadiendo ese sabor agrio característico.

El yogur griego también es muy saludable debido a sus beneficios adicionales. Puedes hacer que los alimentos no sólo sean más nutritivos y deliciosos, sino que también sean buenos para las bacterias sanas que normalmente están presentes en ellos.

Anterior

Los 8 beneficios de la papaya

¿Se puede congelar la gelatina? ¡No te pierdas estos consejos!

Siguiente

3 comentarios en “Los 12 mejores sustitutos de la maicena”

Deja un comentario